viernes, 21 de diciembre de 2012

HERNÁN VELARDE EN EL RECUERDO...

Hernán Velarde Vargas
A mediados de enero del 2005, mientras me dirigía a tomar el bus para ir a trabajar, me encontré en el trayecto con Dionisio Torres y luego de saludarnos muy efusivamente me dice algo así como: "Martincito, ¿ya sabes que murió Hernán Velarde?"...La noticia me dejó sin reacción por algunos momentos, ante lo cual él agregó: "Lo escuché en Radio Programas. Parece que fue de un momento a otro, pues estaba listo para ser operado y el corazón le falló"...No supe que decir, pues si bien hacía varios meses que no lo visitaba, creía que algún amigo en común me avisaría ante cualquier problema de salud que tuviera "el Maestro Velarde", tal como le llamabamos casí todos sus amigos. Lamentablemente no fue así...Lamentablemente.

La repentina, inesperada y siempre inaceptable desaparición física de algún amigo y/o familiar siempre será dolorosa, pero creo que causa más dolor aún el no "haberlo despedido" o no haberlo acompañado a su última morada. Velarde había fallecido el 12 de enero y yo me había enterado 5 días después.
Jorge Racchumi, Reynaldo Arenas y Velarde
Tuve la fortuna de compartir labores con Hernán Velarde Vargas en 1989, cuando él editaba "Estampa" para "Extra", ya que el emblemático suplemento dominical del diario "Expreso" había pasado a formar parte de su "hermano menor". Carlos Sánchez Fernández recibió con los brazos abiertos a Velarde y su entrañable suplemento, ya que en algún momento él también fue su editor y ambos admiraban y apoyaban incondicionalmente la labor de sus dibujantes.
Hernán y su esposa Sonia. Tulio Loza y dibujantes Julio Barreto y Bernardo Prado (también sentados)  junto a otros ilustres amigos.
En esta nueva etapa las portadas fueron ilustradas por Alejandro Alemán pero más adelante sería Julio Barreto su "dibujante oficial". Hernán quiso que las contraportadas sean humorísticas  y Julio Carrión -nuestro estimado Karry, que firmaba como "Julián"- fue su autor durante algunas semanas, pero se alejó porque iniciaba sus labores en el diario "Ojo". Velarde Vargas, quien era un ferviente admirador de "Las Lobitas", personaje femenino que hacíamos para la edición diaria de "Extra", me visitó a mi casa una tarde soleada y luego de una amena charla me solicita que me encargue de dicha página. "Las Cariñositas" hicieron su aparición en "Estampa" y durante casí tres años colaboramos y afianzamos mucho más nuestra amistad. Con los cambios de accionistas y de periodístas, Velarde dejó de laborar en "Expreso" y "Extra" en 1994. A pesar de ya no trabajar juntos siempre me daba un tiempo para visitarlo, al igual que muchos otros dibujantes, escritores, actores, poetas, pintores, músicos y cineastas. Su acogedor hogar siempre fue para nosotros un verdadero centro cultural y fraternal. Muchas veces disfrutamos de las interesantes y muy ilustrativas charlas de los diversos personajes que llegaban repentinamente -en algunos casos- pero que siempre eran muy bien recibidos por "Don Hernán" y su adorada esposa Sonia Romero. Siempre recordamos sus sabios consejos y sus graciosas anécdotas. Su contagiante y sonora sonrisa. Su mirada paternal, acompañada casí siempre de su inseparable cigarro. Su característico "carajeo" ante cualquier estupidez periodística o de nuestro entorno. Su enorme admiración por la belleza femenina y por los valores morales. Su exacerbado orgullo por nuestras raíces y por nuestros ancestrales incas. Su impecable vestir. Su buen gusto por nuestra comida y pasión por el arte . Su amor por la vida...y por Sonia, su musa.
Velarde Vargas y su esposa con Pablo Marcos y sra.
En diciembre de 1997, Hernán Velarde nos invita a su cumpleños y junto con Alejandro Alemán asistimos a su acogedor hogar y disfrutamos de una inolvidable reunión en compañía de sus amigos y familiares. Hoy, gracias a su entrañable compañera Sonia Romero de Velarde, hemos podido ver, ¡luego de 15 años!, algunas fotos de tan inolvidable reunión. Parece que fue ayer. Parece...
Hernán Velarde Vargas, El Maestro, ya no está más con nosotros, pero él sabe muy bien que siempre lo recordamos con el mismo respeto, cariño y admiración de siempre. Sabe muy bien que nunca lo olvidaremos. Nunca...¡FELIZ DÍA, DON HERNÁN!
 
Velarde y sra. entre familiares y amigos.

Alejandro Alemán, Martín Isla y Hernán Velarde

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada