domingo, 20 de noviembre de 2011

RENÉ LEÓN, UN DIBUJANTE CON MUCHO EMPUJE...

Hace algunas semanas nos enteramos a través de LANUEZ de la publicación del último trabajo del dibujante arequipeño René León en los Estados Unidos y nos causó bastante sorpresa y alegría a la vez que se nos vino rápidamente a la mente el anécdotico encuentro que tuvimos con él cuando vino al Perú a fines del milenio anterior.
A inicios de los 80 había sido convencido por Alejandro alemán, destacado ilustrador, para venir a la capital junto Luis Salinas -otro paisano y colega-. Alemán llevaba ya varios años en Lima y brillaba con luz propia como dibujante en "Expreso", editoriales educativas y realizando historietas para México, por ello no le fue difícil convencer a sus jefes para que ambos puedan trabajar junto a él en el diario. Alejandro volcó toda sus conocimientos y experincia en ellos y los apoyó incondicionalmente para hacer menos duro su alejamiento de Arequipa. Fueron muchos años de arduo trabajo e inolvidables experiencias. A mediados de los 80 Salinas opta por regresar "por un tiempo" a la blanca ciudad mientras que León -siempre más empeñoso y osado y el menos talentoso de los tres- ya había hecho planes para viajar a Europa "a tentar nuevas oportunidades". Efectivamente, en diciembre de 1986 y luego de haber hecho un gran esfuerzo económico, René parte hacía España en un largo periplo que lo lleva primero a Cuba, Rusia y Alemania. Nunca se supo de él hasta ese día que había anunciado su visita a "Expreso".
René León, de Arequipa para el mundo...
Recién llegado a Lima desde Europa, René se comunicó con Alejandro Alemán y lo visitó al periódico -que en esos momentos ya tenía sus oficinas en Miraflores-. Cuando llegué al diario, me sorprendió ver sobre la mesa de trabajo una enorme carpeta de dibujo color negro. Pensé que era de Alemán y el verla entreabierta tuve curiosidad por admirar sus obras cuando de repente escuché un voz que me dijo: ¡Deja eso, "Cocoliso"!. Al voltear vi a un tipo que venía presuroso con Alejandro, quien al verme incomodo me presentó a su acompañante. "Martín, te presento a René León, un colega que trabajó aquí y que ahora está por España. Al saludarlo, León -un tipo alto, delgado y de larga cabellera amarrada- dijo algo así como: "disculpa ´cocoliso pero no me gustan que miren mis trabajos porque son exclusividades". Alejandro y yo nos miramos y sonreimos disimuladamente. Como compilador, investigador y conocedor de nuestra historieta yo ya sabía en esos momentos que nada de lo había allí me hubiera deslumbrado, pero esa anécdota me sirvió para comprobar lo extraviado que andaba el ego de "nuestro internacional colega".
Ese día Alemán había llevó "el poderoso" -un auto de color azul que llamaba así por la antiguedad y resistencia de su estructura- y al saber de la visita de René había hecho planes para tomarnos unas cervezas y hablar con su amigo sobre posibles colaboraciones para el viejo continente.
La ruta obligada para ir de Miraflores al centro de Lima era la Vía Expresa y "el poderoso" hacía temblar a todo auto moderno que osaba pasar muy cerca o intentaba tomarle la delantera. Todo iba bien chevere -como dice mi compadre- hasta que...¡"el poderoso" nos defraudó!, pues faltando sólo unos metros para salir del corredor víal se paró repentinamente y algo preocupados vimos como Alejandro hacía denodados esfuerzos por hacerlo arrancar. Luego de varios minutos de intentos y de "ajos y cebollas" y al ver que en tráfico empezaba a complicarse encontré un buen pretexto para bajar un poquito de las nubes a nuestro visitante e ilustre colega: "¡Caballero nomas, René, hay que darle una mano a Alex. Bajemos y empujemos al Max 5 sino nos jodemos todos".
Ahora los asustados de los modernos autos eramos nosotros ya que todos pasaban a gran velocidad y muy cerca nuestro. Luego de varios minutos logramos sacarlo de allí y estacionarlo en uno de esos pequeños y antiguos jirones de nuestra vieja y querida Lima a esperar que nuestro amigo Alemán pueda hacerlo arrancar pero el tiempo transcurrido, el cansancio y la amenazadora oscuridad lo hicieron desistir. "¿Ahora dónde lo vas a dejar, hombre?", le pregunto con un tonillo español León. Una nueva tarea para los "superamigos": buscar un garaje. Por fin mi compadre pudo hallar uno disponible a sólo...¡SEIS CUADRAS DE ALLI!. El garaje estaba ubicado en un extenso descampado de la Av. Alfonso Ugarte -donde hoy funciona el supermercado Plaza Vea-. "¡Caballero, nomas, René, vamos a darle otra manito "al poderoso"!, le dije sonriendo mientras él se remangaba la camisa algo contrariado y bastante resignado. Una vez internado el auto y luego de un arduo e inesperado desgaste físico tuvimos otro motivo más para tomarnos esas cervezas...SIGAN MUNDOCOMICS!!!!
Nota: Para que puedan apreciar el arte de nuestro compatriota en toda su extensión lo invitamos a visitar su blog: http://www.crayonmagico.com/


René León, experimentado ilustrador y dibujante que trabajó para Norma Editorial, Editorial Planeta, Warner Bros
La prestigiosa editora norteamericana Bluewater Productions acaba de publicar un nuevo comic, titulado: Baneberry Creek, basado en el tema del momento: el fantástico mundo de magos y hadas

René León, arequipeño de nacimiento, lleva más de 25 años en el campo profesional y trabaja en diferentes campos artísticos, como ilustrador, caricaturista, colorista, cómics, diseño gráfico y editorial
Trazos previos

La  Bluewater Productions ha puesto a la venta el comic de nuestro compatriota en la tienda virtual Amazon.com y en las principales librerías de Canadá y Estados Unidos.


Alejandro Alemán Catacora

1 comentario: